Qué potencia necesito

Cuando contratas una potencia estás diciendo que:
1. Necesitas esa potencia para que tus equipos funcionen.
2. Tu instalación eléctrica esta preparada para esa potencia, y no vas a tener problemas de incendio por sobrecalentamiento de los cables.

Aproximadamente un tercio de tu factura es debida a la potencia contratada. Es el coste fijo que pagas aunque no consumas nada. Y cuanto más alta sea tu potencia, más pagarás.

Si tienes curiosidad por saber cuál ha sido la potencia máxima que has requerido durante un año, accede desde la opción del menú 'Potencia', y selecciona un año.


En la instalación de una comunidad de vecinos, la potencia es más complica de calcular, porque la potencia del ascensor no es solo lo que consume, sino también el pico que necesita para arrancar el motor. La gráfica solo muestra la potencia máxima demandada durante 15 minutos continuos, pero no los picos, y el contador inteligente cortará la corriente si se sobrepasa cierto umbral.

Si enciendes todos los electrodomésticos de tu casa, pondrás a prueba tu potencia eléctrica.

El truco para no necesitar tanta potencia es buscar una rutina que evite la simultaneidad de todos esos aparatos eléctricos.

Antes usaba temporizadores analógicos, esos en forma de rueda con pestañitas. Ahora están de moda los enchufes wifi. Al margen de que 'mola mucho' poder manejarlos desde el móvil, o con la voz usando los altavoces inteligentes, seguramente descubras que puedes programarlos para que dejen pasar la electricidad a ciertas horas. Los puedes usar en calentadores de agua eléctricos, radiadores, depuradas, humidificadores, deshumidificadores, etc. Programando los enchufes para que no se activen al mismo tiempo, evitarás la simultaneidad, y si además lo haces a las horas que menos cuesta la luz, mayor será el ahorro.

No existen grandes consejos, pero podemos aprovechar que la distribuidora nos proporciona una gráfica con la potencia demandada, para hacernos una idea de nuestros hábitos de consumo.

Pero cuidado. Para bajarla no tendremos ningún problema, pero para subirla nos pedirán un boletín eléctrico que justifique que la instalación eléctrica que tengas resista dicha potencia. Consulta antes con tu comercializadora, porque muchas solo te dejan cambiarla un par de veces al año.